Marcha #DíaDeLaMujer: alzan la voz por violencia, refugios, estancias, aborto… y Lilly Téllez / En opinión de Ixtlixóchitl López


Redacción MXPolítico.-  Una marea verde tiñó las calles de esta capital. Con motivo del Día Internacional de la Mujer, cientos de féminas salieron a marchar, con pañuelo verde al cuello o en mano, para exigir -entre otras cosas- la legalización del aborto y el cese a la violencia en su contra.

La movilización partió del Ángel de la Independencia poco después de las 4 de la tarde y arribó la vanguardia al Zócalo capitalino, hacia las 6. 

A lo largo del contingente se podían apreciar mantas, pancartas y pintas con mensajes contra los antiabortistas y, en especial, reprobando a los legisladores de Nuevo León, que hace dos días aprobaron la penalización del aborto. 

De hecho, había un par de mensajes dirigidos a la senadora por Morena, Lilly Téllez: “Si a un símbolo le llamas trapo, qué podemos esperar de ti”. Otro más decía: “tu política no cabe en mi cuerpo”.
 
Ayer, la legisladora estuvo en el ojo del huracán tras su reacción por hallar un “tropo verde” en su escaño y por anunciar que presentará una iniciativa para criminalizar el aborto.

A diferencia de hace un año, esta vez los contingentes de estudiantes, profesoras, trabajadoras, activistas, amas de casa y trans, desfilaron, uno tras otro, izando banderas moradas y rosas. 

Algunas de ellas recordaron el origen de esta conmemoración con largos tejidos morados, mientras otras daban vueltas al contingente bajo un gran manto verde. 

A la despenalización del aborto, también se sumó la petición de continuar con el programa de estancias infantiles y los refugios para las mujeres víctimas de violencia, así como por mejores condiciones laborales, de seguridad y justicia. 

La consigna sonó sobre Paseo de la Reforma: “¡Ni una asesinada más!” y “¡Vivas se las llevaron, vivas las queremos!”.

Las mujeres demandaron también mecanismos efectivos para garantizar el derecho a la justicia de víctimas de feminicidio, como los casos de Leslye, Campira y Nancy, estudiantes de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y cuyos nombres fueron recordados por sus familiares y amigos.

“¡No queremos machos!”, coreaban las féminas con los rostros pintados unas, otras tapadas; los torsos desnudos con cruces en el pecho, y al ritmo de We will rock you, de la banda Queen. 

El baile y la batucada también se presentaron a la marcha. Cada momento las mujeres se meneaban para abajo y de nuevo para arriba, mientras afirmaban que el machismo y el patriarcado habrían de caer. 

Además, en su paso por Reforma y avenida Juárez, las manifestantes “integraron” a las estatuas a los contingentes y los hicieron partícipes de la lucha, al colocarles pañuelos verdes y morados en las muñecas y el cuello. 

La irreverencia del movimiento feminista también retó a quienes las asumen como violentas en forma de disfraces de bruja y pancartas, donde se podía leer “pandilla feminazi” y “somos malas podemos ser peores”. 

A la conmemoración también se sumaron los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y los desplazados de Guerrero, que llevan casi un mes en plantón a las afueras de Palacio Nacional.

Marchó igualmente un grupo de indígenas con sus vestimentas tradicionales y la imagen de la comandanta Ramona, del EZLN, para exigir la cancelación del proyecto lopezobradorista del Tren Maya. 

Uno de los contingentes que sorprendió fue ¡PUM!, un colectiva de Periodistas Unidas Mexicanas que buscan brindar información y herramientas para visibilizar la violencia. 

La marcha concluyó sin incidentes. A la altura del Palacio de Bellas Artes se instaló el antimonumento contra la violencia a las mujeres.

Autor: Ixtlixóchitl López


APRO

—-
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de los autores y no refleja la posición del medio. 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto