Alfonso Durazo y sus otros datos, difieren de la 4 T

El titular de Seguridad Ciudadana federal, revela su talante político, más que de un técnico conocedor de su tema

Redacción MX Político.- Cerca de 76 mil elementos de la Guardia Nacional podrían estar operando en la ilegalidad, fuera de la norma, según lo dispuesto por el ordenamiento principal del tema, denominado Ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública y la Guardia Nacional; que establece entre otras cosas, que ningún elemento podría ser miembro activo de esta corporación sin tener los exámenes de control de confianza. Por lo que en condiciones actuales, en que sólo el 5% del total de los elementos en activo de la nueva Guardia Nacional han presentado y acreditado dichos exámenes, el 95% restante opera no solo en la ilegalidad, sino desprovistos en miles de casos de la condición física y psíquica para trabajar en la delicada tarea de la seguridad pública nacional.

Fue la propia Vocería de la Guardia Nacional, la que proporcionó al portal Animal Político las cifras exactas del estado de fuerza acreditado hasta el momento, el cual se integra así: 

           
           -Son un total de 4,171 elementos quienes tienen acreditados el procedimiento de control de confianza, de entre los cuales 2,677 son elementos de nuevo ingreso y 1 mil 494 son efectivos transferidos de otras corporaciones.

Según lo declarado el pasado 8 de agosto por el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia mañanera, el estado de fuerza de la Guardia Nacional (GN) se integra de 80 mil elementos distribuidos en un estado de situación que contempla varias regiones de la geografía nacional. Y estos son los datos presidenciales de AMLO; muy sus datos de la mañanera, sus otros datos.

Por lo que el personal calificado por el procedimiento de confianza (C3), según información oficial, representa tan sólo el 5.2% del total de fuerza desplegado en el país.

Esos 80 mil elementos que dice el señor Presidente que hay, difieren sensiblemente de lo reportado a la opinión pública por otras instancias involucradas y que están bajo el mando del propio Presidente López Obrador: el 21 de junio pasado, el secretario Alfonso Durazo reveló que el despliegue inicial de la GN sería de 52 mil elementos de la propia corporación, lo que contrasta sensiblemente con los 80 mil que maneja su jefe, el Presidente de la República.

En mayo de este mismo año, unos días antes de su anterior aseveración, Durazo habría señalado que planeaban que 35 mil elementos de la entonces Guardia en ciernes, se integraría con 35 mil elementos que serían transferidos de Policía Militar, más 8 mil de Policía Naval; lo que para cubrir la cuota de 80 mil que supuestamente hay en las calles y en los caminos de México en estos momentos, tendrían que haber por lo menos 35,500 nuevos elementos reclutados, provenientes del espectro civil; situación que contrasta con la información divulgada por Animal Político y que proviene de la propia Vocería de la GN, que reportó sólo 1,494 elementos nuevos y aprobados en el examen.

Cabe señalar que el procedimiento de control de confianza se compone de 5 aplicaciones de pruebas: Poligráfica (dispositivo detector de mentiras también llamado), Toxicológica, De entorno social, psicológica y médica.

Información divulgada por el propio gobierno mexicano, justifica la premura que la sociedad tiene por arreglar el orden público en nuestro país, recogida por el gobierno de la 4T y que gracias a lo anterior, se ha implementado un procedimiento exprés o abreviado, que se integra de un modelo también abreviado de evaluación a aspirantes a integrar la nueva GN, implementado y operado por militares.

Así entonces, el último reporte filtrado a la opinión pública a través del mismo medio que ha hecho investigación de campo, el portal de noticias Animal Político, revela que ya se han evaluado y a probado un total de 12 mil 748 efectivos en la prueba psicológica, a 5 mil 532 en el examen médico y a 5 mil 505 en pruebas físicas. A todos los anteriores les faltan evaluaciones de polígrafo y de entorno socioeconómico, por lo que aún no concluyen su proceso de examinación formal.


Valdría la pena, hacernos las siguientes preguntas: ¿A quién creerle?...¿Al Presidente? ...¿Al secretario Alfonso Durazo?  ...¿A la Vocería de la GN?

Ahora bien; ¿Bajo qué esquema de formalidad ,  de transparencia y hasta de profesionalismo se realiza la planeación en materia de seguridad pública en nuestro país?

¿En manos de quién estamos?


hch
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto